¿Por qué viajar a Chile?

By in
No comments

Como sabemos, la mejor forma que ha podido surgir en el mundo para conocer cada lugar, es el turismo. Viajar, desplazarse por el medio que sea con tal de llegar a conocer un lugar que siempre te ofrece cosas totalmente distintas a las que ofrece tu país, aprender de ese lugar, disfrutar de cosas como paisajes, gastronomía y quedar con hermosos recuerdos, es la mejor recompensa. En Latinoamérica sí que hay lugares que te pueden sorprender, como Chile, un país cuya larga costa esta solo dispuesta para que tú la disfrutes al máximo y te devuelvas a tu casa enamorado.

Para responderse la pregunta planteada al inicio, solo basta con poner atención a los siguientes lugares que deberás visitar una vez te encuentres en Chile:

El espectacular Salar de Surire:

Pocos lugares en el mundo cuentan son salares. Paisajes amplios y espectaculares que guardan vida salvaje exclusiva de la región como elegantes flamencos y lanosos vicuñas. Es un paisaje que aún subsiste, lejos de ser urbanizado.

En Tarapacá está La Laguna Roja:

Sin ningún tipo de información científica, se da explicación al característico color de la Laguna roja. Curiosamente las lagunas que hacen presencia en cercanías a esta, también presenta un color característico que hace que la zona sea un lugar encantado para todos los visitantes.

Chile es un país de paisajes exóticos naturales que son protegidos por organizaciones del gobierno, gracias a su importancia para el desarrollo ambiental del país. Para disfrutar de Chile es necesario disponer de buen tiempo, ya que la mayoría de sus actividades se van a desarrollar en montañas, parques naturales, selvas y serán necesarias caminatas extensas. Para quienes prefieren planes más tranquilos, más citadinos, podemos destacar los siguientes. Siempre habrá actividades para todos los gustos:

En la Región de Aysén, Melinka:

A primera vista lo único que vas a pensar al estar allí, es que no es Chile. Este espectacular pueblo decorado con un hermoso paisaje montañoso de capas de blanca nieve y con aguas del pacifico, que se asemeja con pueblos Suizos o de Alaska, esta localizado al sur del país y que para suerte de pocos, da la posibilidad de ver grandes y hermosas ballenas azules.

Puerto Octay:

En el Lago Llanquihue hay un hermoso pueblo, muy especial, que cerca del siglo XIX fue construido por una colonia proveniente de Alemania. Aun en la actualidad está marcada la influencia en la gastronomía y arquitectura, que hacen del pueblo un destino de esos pocos conocidos que no pueden faltar. Cuenta con relajantes actividades acuáticas, entre ellas el nado y la pesca.